MUSEO FRIDA KAHLO

Pirámide

"La casa, pintada de azul por dentro y por fuera, parece alojar un poco de cielo."
El poeta Carlos Pellicer, sobre la Casa Azul

PIRÁMIDE

A finales de los años treinta, cuando llegó a México el político ruso León Trotsky, Frida y Diego ampliaron el jardín de su casa para darle asilo y garantizar su seguridad. En medio del espacio, Rivera mandó construir una pirámide con escalinata a tres niveles. En la sección inferior se empotraron cráneos tallados en basalto y se colocaron piezas arqueológicas. Una palapa alta, a la usanza de las culturas prehispánicas, cubría esa parte de la pirámide así como las piezas arqueológicas que se encontraban sobre ella. En el área del jardín también se edificó una habitación pequeña. En su frente se empotraron piedras con la efigie de Tláloc, dios de la lluvia, y, en dos esquinas, unas cabezas de serpiente. El estanque enfatiza la alusión a los símbolos del agua y la fertilidad.

Bibliografía: 
Beatriz Scharrer Tamm, La Casa Azul de Frida, Banco de México / Chapa Ediciones: México, 2007.

Fotografía: Miguel Tovar