MUSEO FRIDA KAHLO

Jardin

"La casa, pintada de azul por dentro y por fuera, parece alojar un poco de cielo."
El poeta Carlos Pellicer, sobre la Casa Azul

JARDÍN

Diego estudió el códice Badiano para poder pintar las plantas prehispánicas en sus murales. Por su lado, Frida consultaba constantemente libros sobre botánica. Así, el jardín de la Casa Azul fue decorado con gran variedad de cactáceas (magueyes, nopales, viejitos, biznagas, yucas) entre las que Rivera colocó diferentes piezas prehispánicas de su colección. 

Con el paso de los años, se ha convertido en un jardín fresco y sombreado por grandes árboles como truenos, fresnos, jacarandas, una palma y un tepescahuite, entre otros. La sombra actual tiene muy poco que ver con el terreno soleado y de poca vegetación que Diego compró originalmente. Sin embargo, recuerda la flora que había en el tiempo en que habitó la casa el matrimonio Rivera-Kahlo.                        

Bibliografía: Beatriz Scharrer Tamm, La Casa Azul de Frida, Banco de México / Chapa Ediciones: México, 2007.

Fotografía: Miguel Tovar